El veredicto en el caso George Floyd y el trauma asociado

No hay manera de retroceder el tiempo en el horrible asesinato de George Floyd el 25 de mayo, pero hay esperanza de que los veredictos de culpabilidad de ayer brinden consuelo a la familia Floyd y sirvan como primer paso significativo hacia el cambio social y la reforma policial.

Durante el año pasado, muchos miembros de la familia de MJHS, incluidos nuestro personal, pacientes, residentes y miembros, se han visto profundamente afectados por el asesinato de George Floyd, junto con los actos adicionales de violencia sin sentido presenciados contra la comunidad negra, asiática y otras comunidades de color. Este trauma solo se ha visto agravado por la implacable cobertura informativa llena de imágenes de los devastadores 9 minutos y 29 segundos y el juicio que revivió ese doloroso día una y otra vez.

Lidiar con estos eventos traumáticos nos afecta a todos de manera diferente, y algunos miembros de nuestro personal realmente están sufriendo. Por eso, nunca ha sido más esencial para nosotros unirnos como organización. Necesitamos estar allí para los demás y brindarles un oído atento a aquellas personas a quienes cuidamos. Si las conversaciones con familiares, amigos y colegas no le proporcionan suficiente apoyo, hay ayuda profesional disponible. MJHS ofrece asesoramiento confidencial las 24 horas del día, los 7 días de la semana a través del Programa de asistencia al empleado (EAP). El EAP de MJHS para empleados que no son parte de sindicatos es administrado por Charles Nechtem Associates. Puede comunicarse llamando al 800-531-0200, enviando un correo electrónico a [email protected] o visitando su sitio web en www.charlesnechtem.com. Los empleados representados por sindicatos pueden llamar al Programa de asistencia para miembros al 646-473-6900.

Aunque es evidente que ayer se hizo justicia, aún nos queda un largo camino por recorrer. Nuestro compromiso con el cambio sigue siendo firme y nuestras voces siguen alzándose frente a todos los actos de odio e injusticia.

Alex Balko