Logotipo del Departamento de Salud

Isabella Center for Rehabilitation and Nursing Care
Plan de emergencia para la pandemia (PEP)
2020

Las circunstancias de las emergencias de enfermedades infecciosas, incluidas las que alcanzan el nivel de una pandemia, varían debido a múltiples factores, entre ellos, el tipo de agente biológico, la escala de exposición, el modo de transmisión y la intencionalidad. Las emergencias de enfermedades infecciosas pueden incluir brotes, epidemias y pandemias. El centro debe planificar estrategias eficaces para responder a todos los tipos de enfermedades infecciosas, incluidas las que se elevan a un nivel más alto de pandemia.

Las enfermedades infecciosas son causadas por microorganismos patógenos, como bacterias, virus, parásitos u hongos. Las circunstancias de las emergencias de enfermedades infecciosas, incluidas las que alcanzan el nivel de una pandemia, varían según múltiples factores, entre ellos, el tipo de agente biológico, la escala de exposición, el modo de transmisión y la intencionalidad.

De acuerdo con los requisitos del plan de emergencia para la pandemia (PEP) del capítulo 114 de las Leyes de 2020, se requiere un enfoque especial para las pandemias.

Los requisitos del plan de emergencia para la pandemia (PEP) incluyen lo siguiente:

  • Plan de comunicación para la pandemia
  • Planes de protección para el personal, los residentes y las familias
  • Procedimientos para suministros suficientes de equipo de protección personal (PPE)

Continuar desempeñando las funciones esenciales y prestando servicios esenciales durante un brote pandémico es fundamental para que Isabella pueda seguir siendo una entidad viable en momentos de mayores amenazas. En el análisis de vulnerabilidad a los peligros (HVA), un brote pandémico se ha identificado como una posible emergencia/desastre para Isabella Geriatric Center.

Finalidad: este plan le brinda orientación al centro y puede servir de plan para mantener las funciones y los servicios esenciales durante una pandemia. Esta orientación no reemplaza ni sustituye ningún plan de continuidad aprobado y vigente de Isabella Center for Rehabilitation and Nursing Care, sino que lo complementa y acorta la brecha entre la planificación continua para todo tipo de peligros y la planificación especializada que puede ser necesaria para controlar adecuadamente un brote pandémico en un entorno de atención médica único como lo es un asilo de ancianos.

Esta orientación señala que, durante un brote pandémico, las funciones esenciales se pueden mantener mediante estrategias de mitigación adecuadas, que incluyen las siguientes:

  • Distanciamiento social
  • Protocolos adecuados para la prevención y el control de infecciones
  • Aumento de la higiene de manos
  • Suspensión temporal de las actividades no esenciales
  • Suspensión temporal de las actividades compartidas, como cenar u otras actividades
  • Suspensión temporal de las visitas en persona de los miembros de la comunidad
  • Correcta gestión del inventario y uso del equipo de protección personal (PPE)

Hipótesis de planificación: el plan de Isabella para la pandemia se basa en las hipótesis incluidas en las hipótesis para la implementación de la estrategia nacional contra la influenza pandémica de la Oficina Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), así como en las lecciones aprendidas de la pandemia de la COVID-19. Incluyen lo siguiente:

  • La susceptibilidad a virus pandémicos será universal, pero también se incrementará en centros institucionales de atención de enfermería debido a la población de residentes.
  • La transmisión eficiente y continua entre personas sirve como señal de una pandemia inminente.
  • Las tasas de ausentismo dependerán de la gravedad de la pandemia. Un brote pandémico amenaza los recursos humanos de Isabella retirando potencialmente al personal esencial del lugar de trabajo durante períodos prolongados. Las medidas de salud pública, como la cuarentena de los contactos domésticos de las personas infectadas o la autocuarentena obligatoria de los trabajadores potencialmente expuestos a un virus, pueden aumentar el ausentismo.
  • Se pueden esperar múltiples olas/períodos durante los cuales se produzcan brotes en una comunidad, como se ha visto históricamente con la gripe.
  • Los gobiernos federales, estatales o locales proporcionarán la correspondiente orientación o criterio acerca del estado actual de la pandemia en la comunidad en la que se encuentra Isabella Geriatric Center.

Preparación, respuesta y recuperación ante enfermedades infecciosas

 Planificación de la preparación para enfermedades infecciosas

Como parte de su planificación de preparación ante un caso de enfermedad infecciosa, el centro toma las siguientes medidas:

  • Capacita al personal sobre las enfermedades infecciosas, que incluye cualquier requisito de informes, los riesgos a la exposición, los síntomas, la prevención, el control de infecciones, el uso correcto del PPE y las reglamentaciones, la orientación o las directivas correspondientes.
  • Como parte de su planificación general de preparación para emergencias/desastres, Isabella se asegura de que todos los empleados reciban capacitación específica sobre sus funciones individuales, departamentales y de todo el establecimiento durante una emergencia/desastre en el momento de la orientación, y al menos una vez al año a partir de entonces, con una frecuencia cada vez mayor según sea necesario.
  • Revisa y controla, en caso de ser necesario, las políticas actuales de prevención y control de infecciones, incluidos los informes obligatorios. Los jefes del departamento revisan las actualizaciones de las políticas, según corresponda, y las entregan a todos los empleados de acuerdo con su función o departamento. Las capacitaciones y las competencias en servicio se llevan a cabo para ejercer el cumplimiento de los procedimientos.
  • A medida que surja nueva orientación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el NYSDOH u otro ente regulador, se desarrollarán e implementarán nuevas políticas o procedimientos de acuerdo con estas prácticas recomendadas.
  • El prevencionista de infecciones lleva a cabo la vigilancia rutinaria y continua de las enfermedades infecciosas para identificar correctamente los índices históricos de enfermedades infecciosas y detectar aumentos significativos sobre los índices de referencia para que se tomen medidas adecuadas. Consulte el Apéndice A: Política de vigilancia, registro e informe infecciones.
  • Revisa el plan para realizarles pruebas a los empleados y controla el plan de contratación de emergencia en caso de que aumente la necesidad de tener personal fuera de servicio por períodos en que se encuentren en observación o cuarentena. Cuando se indique esto, y las capacidades para realizar pruebas estén disponibles para la enfermedad infecciosa específica correspondiente, se realizarán pruebas al personal conforme a los requisitos reglamentarios actuales. Consulte el Apéndice B: Preparaciones anticipadas – Manejo del personal
  • Garantiza que los miembros adecuados del personal del centro tengan acceso a herramientas de informe de enfermedades contagiosas y otras herramientas de informe específicas para casos de brotes, que incluyen la Aplicación para el Informe de Brotes Nosocomiales (NORA), el Sistema de Comercio de Salud (HCS) y el Sistema de Datos para Respuesta ante Emergencias de Salud (HERDS), y que hayan sido capacitados para su uso.
  • Revisa y controla, en caso de ser necesario, las políticas y los procedimientos del centro para el manejo del inventario de artículos como los agentes de limpieza medioambiental, el PPE específico y los medicamentos.
  • Elabora e implementa controles administrativos, lo que incluye las políticas de visitas, los planes de ausentismo de los empleados y el monitoreo del bienestar/síntomas del personal.
  • Revisa y examina los procedimientos para los controles medioambientales, según sea necesario, conforme a las prácticas recomendadas para la prevención y el control de infecciones.
  • Repasa y revisa, según sea necesario, los planes de suministro de los proveedores para garantizar que se disponga de suministros adecuados de alimentos, agua, medicamentos, agentes desinfectantes y otros suministros. Consulte el plan de operaciones de emergencia de Isabella.
  • Desarrolla, revisa o controla el plan del centro para garantizar que los residentes estén aislados/divididos por cohorte o que sean trasladados según el estado de la infección de acuerdo con la orientación vigente del NYSDOH y de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Los planes de división por cohorte del centro incluyen el uso de distintas áreas dentro del recinto, de acuerdo con el tipo de brote y división que se exija. Se suspende todo tipo de uso compartido de instalaciones sanitarias por parte de los residentes fuera de la cohorte.
  • Revisa y controla, según sea necesario, el plan del centro para garantizar la implementación de las medidas de distanciamiento social donde se indique y exija.
  • El centro tiene planes establecidos para suspender de manera efectiva todas las actividades que no sean esenciales, cenas comunitarias y actividades/programas y, de ser necesario, suspenderá las visitas al aire libre (con la excepción de las situaciones de atención compasiva, si fuese admisible).
  • De acuerdo con la orientación del Estado, del NYSDOH y de los CDC en el momento del brote de una enfermedad infecciosa específica o un evento pandémico, el centro elaborará e implementará un plan de recuperación/retorno al funcionamiento normal según lo especificado en la orientación reglamentaria. Las actualizaciones se realizarán de acuerdo con los cambios en las recomendaciones y los requisitos. Si se requiere la aprobación del Estado, como en el caso de los planes de visita por la COVID-19, los planes se elaborarán y presentarán oportunamente. El administrador o la persona designada será responsable de transmitir estos planes.

Tareas de respuesta a las enfermedades infecciosas 

  • Durante el brote de una enfermedad infecciosa, el centro implementará procedimientos para garantizar que se obtengan y cumplan las pautas y las advertencias actuales del NYSDOH y los CDC sobre acciones de respuesta específicas a enfermedades.
    • Se brindará educación a todo el personal de acuerdo con sus funciones.
    • El área de Relaciones Públicas o la persona designada enviará un mensaje de correo electrónico y actualizará el sitio web público del centro para proporcionar información pertinente a los familiares y tutores autorizados.
    • Se proporcionará a los residentes la información pertinente y las protecciones que el centro esté estableciendo para su seguridad a través de uno de los siguientes procesos: reuniones del consejo de residentes, cartas de comunicación, comunicaciones individuales a través de un equipo interdisciplinario y circuito cerrado de televisión.
  • Se obtendrán carteles vigentes que se colocarán en todo el centro. El especialista en prevención de infecciones se asegurará de que se coloquen carteles en las zonas de alta visibilidad con el protocolo sobre la tos, el lavado de manos y otras medidas de higiene. Servicios Ambientales se asegurará de que haya desinfectante de manos disponible en todo el centro, así como otros suministros para el control de las fuentes de infección, si es práctico y se justifica.
  • El prevencionista de infecciones se asegurará de que el centro cumpla con todos los requisitos de informe de casos de enfermedades contagiosas confirmadas o supuestas, según lo indica el estado de New York. Consulte el Apéndice A.
  • El administrador o la persona designada se asegurará de que el centro cumpla con los requisitos de informe del Sistema de Comercio de Salud, p. ej., informar la encuesta de HERDS dentro del plazo exigido.
  • Con el objetivo de limitar la exposición entre residentes infectados y no infectados, el centro desarrollará e implementará un plan conforme a la orientación vigente del NYSDOH y los CDC, y las políticas y los procedimientos de control y prevención de infecciones para separar a los residentes afectados.
  • Si surge la necesidad de dividir por cohorte, el centro implementará procedimientos para garantizar que el personal esté lo más separado posible y no brinde atención fuera del grupo específico.
  • En respuesta al brote de enfermedad infecciosa, el centro realizará la limpieza/descontaminación de acuerdo con la orientación vigente del NYSDOH, los CDC y la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y la política del centro para limpiar y desinfectar las habitaciones de aislamiento.
  • El centro capacitará a los residentes, familiares y otras partes relacionadas sobre la enfermedad y su estrategia de respuesta en un nivel que sea adecuado según su necesidad de información e interés. Esta capacitación se brindará durante reuniones familiares, reuniones sobre el plan de atención, reuniones del consejo de residentes o a través del sitio web o correos, y cuando se notifique a los residentes sobre la posible amenaza viral.
  • Todo el personal, los proveedores y las partes interesadas relevantes serán contactados y recibirán información sobre las políticas y los procedimientos del centro para minimizar los riesgos a la exposición para los residentes, como limitar los tipos de personal, contratar personal o proveedores que puedan ingresar en las instalaciones o en las áreas de atención a los residentes u otros cambios en las operaciones habituales.
  • Servicios Sociales o la persona que designe aconsejará a los familiares que deben limitar las visitas para reducir el riesgo de exposición de los residentes y del personal, en virtud de las órdenes ejecutivas del estado de New York o la orientación del NYSDOH que, de otro modo, podrían prohibir temporalmente las visitas. Se colocarán carteles en todas las puertas de entrada para alertar a los visitantes. El equipo ejecutivo será responsable de implementar los procedimientos de pruebas de detección necesarios para las visitas.
  • En caso de ser necesario, y de conformidad con las órdenes ejecutivas del estado de New York o la orientación del NYSDOH aplicables, el centro implementará procedimientos para cerrarlo a nuevas admisiones, implementar restricciones a las visitas cuando haya casos confirmados en la comunidad y realizar pruebas de detección a todos los visitantes autorizados en busca de signos de infección. El administrador o la persona designada será responsable de realizar pruebas de detección a todos los visitantes.
  • Todo el personal participará de la reeducación sobre el uso correspondiente del equipo de protección personal (PPE), que incluye cómo colocárselo y quitárselo, y cómo utilizar el PPE adecuado. Se pondrán en práctica las competencias, y los supervisores controlarán el cumplimiento. Si se identifican prácticas de incumplimiento, se volverá a capacitar de inmediato.

Actividades de recuperación ante eventos de enfermedades infecciosas

  • El centro preservará, revisará e implementará procedimientos proporcionados en la orientación sobre recuperación del NYSDOH y los CDC que se emite al momento de un brote de una enfermedad infecciosa o un acontecimiento pandémico, con respecto a lo siguiente:
    • Cómo, cuándo y qué actividades/procedimientos/restricciones se podrán eliminar.
    • Cómo, cuándo y qué actividades/procedimientos/restricciones se reanudarán.
    • El momento en el que se realizarán las modificaciones específicas.
  • El centro les comunicará al personal, las familias y los tutores autorizados, los residentes y cualquier parte interesada relevante sobre toda actividad pertinente relacionada con el proceso de recuperación o regreso a las operaciones habituales.

 

Enfoque ante el manejo de la pandemia

El enfoque de Isabella hacia el control de una pandemia, incluido su plan de control de la seguridad de los residentes y del personal, y de las comunicaciones con las partes interesadas, estará determinado por el nivel de propagación del virus asociado, como la COVID-19, en la comunidad circundante. La prioridad de Isabella Center for Rehabilitation and Nursing Care es mantener un lugar de trabajo seguro y sano, y minimizar la transmisión de un virus a los residentes y al personal. Isabella se asegurará de que todas las directivas y pautas federales, estatales y locales se cumplan adecuadamente durante una pandemia.

Sección 1: Plan de comunicación para la pandemia

El plan de comunicación para la pandemia sigue el plan corporativo de operaciones de emergencia (EOP) de Isabella Center for Rehabilitation and Nursing Care en su totalidad e incluye los elementos obligatorios para las notificaciones necesarias dentro del plan de emergencia para la pandemia (PEP).

El Comité de Operaciones de Emergencia de Isabella es responsable de la supervisión y ha desarrollado este plan de comunicación específico a partir de los requisitos reglamentarios y las lecciones aprendidas de la pandemia de COVID-19.

Los siguientes elementos están incluidos en el plan y se exigen según el PEP:

  • Plan para garantizar que todos los residentes tengan acceso diario, sin costo, a videoconferencias remotas o métodos de comunicación equivalentes con los familiares y tutores.
  • Plan para ofrecerles a los familiares y tutores autorizados de los residentes infectados información actualizada por lo menos una vez al día y al momento de un cambio en la condición de un residente.
  • Plan para ofrecerles a los familiares y tutores autorizados información actualizada sobre la cantidad de infecciones y muertes en el centro, por medios electrónicos o similares según lo elija cada familiar o tutor autorizado.

Procedimiento para mantener la comunicación entre los residentes y las familias

De conformidad con los requisitos del PEP y la pauta C20-01 del NYSDOH, el centro implementará los siguientes mecanismos para proporcionarles a todos los residentes el acceso diario y sin costo alguno a videoconferencias remotas o métodos de comunicación equivalentes con sus familiares/tutores.

  • Videoconferencias en persona
  • Llamadas telefónicas

Se ofrecerá asistencia a todos los residentes para que puedan hacer llamadas telefónicas o videoconferencias con sus familiares. La asistencia con estas llamadas se documentará en el registro del residente. Si un residente no puede comunicarse por teléfono, el equipo interdisciplinario mantendrá informada a la familia de su estado.

Procedimientos de comunicación según el nivel de amenaza

Comunicación cuando no hay casos en New York y el personal y los pacientes no se ven afectados

Cuando haya una preocupación creciente por un brote pandémico, pero en el momento actual no haya casos en el estado de New York o en la ciudad de New York, y no haya impacto en el personal y los pacientes, el centro se asegurará de que se realicen actualizaciones frecuentes para informar a los residentes, los familiares, el personal y las partes interesadas internas.

  • En el registro médico electrónico se mantiene un registro de todos los familiares y tutores autorizados, incluido un contacto autorizado secundario/de respaldo (según corresponda). El equipo de Admisiones elaborará una lista de contactos familiares que se utilizará en el Plan de Comunicaciones y la enviará al equipo interdisciplinario para fines de comunicación de emergencia.
  • Servicios Sociales determinará, si aún se desconoce, cuál es el método preferido para recibir actualizaciones que usan los familiares o tutores durante un brote pandémico, conforme a los requisitos de la reglamentación del plan de respuesta ante una pandemia (PEP).

En estas circunstancias:

  • Las actualizaciones se realizan una vez a la semana, ya que no hay impacto en el personal ni los residentes en estas circunstancias.
  • Relaciones Públicas envía las actualizaciones a través de los siguientes medios:
    • Correo electrónico
    • Mensaje de texto
    • Correo postal tradicional
    • Sitio web
  • El centro capacitará a las familias para que sepan qué medidas se están tomando y por qué. El equipo interdisciplinario les proporcionará a los residentes, miembros del personal y familias información sobre la enfermedad pandémica, incluida información sobre los signos y síntomas, según corresponda.
  • Los residentes recibirán actualizaciones semanales y según sea necesario a través del equipo interdisciplinario para que sepan qué medidas se están tomando para su seguridad y por qué.

Comunicación cuando hay casos en New York/la ciudad de New York y el personal y los pacientes no se ven afectados

Cuando haya casos en el estado de New York o la ciudad de New York, y el personal o los pacientes no se vean afectados, se aumentará la frecuencia de la comunicación.

  • Las comunicaciones internas incluirán comunicación verbal y escrita según corresponda.
  • Las comunicaciones externas incluirán actualizaciones de la página web, correos electrónicos, cartas, mensajes de texto y mensajes telefónicos grabados.
  • Los familiares autorizados recibirán avisos por correo electrónico, actualizaciones públicas del sitio web de Isabella, mensajes de texto y otros medios que se actualizarán de acuerdo con los requisitos reglamentarios para las actualizaciones.

Comunicación cuando hay casos dentro del centro o el personal se ve afectado

Cuando haya casos positivos en Isabella, o los miembros de nuestro personal se hayan visto afectados, Isabella proporcionará comunicaciones sistemáticas con el personal, los residentes y los familiares. De acuerdo con los requisitos reglamentarios del PEP, cada contacto autorizado recibirá comunicaciones de la manera que prefiera.

Procedimientos de notificación específicos del plan de respuesta ante una pandemia

Procedimiento en caso de que un residente esté infectado

De acuerdo con los requisitos del PEP, el centro utilizará los siguientes métodos para actualizar a los familiares y tutores autorizados de los residentes infectados (es decir, los infectados con una infección relacionada con la pandemia) por lo menos una vez al día y al momento de un cambio en la afección de un residente:

  • El área médica/de enfermería llamará a cada familiar o tutor para brindar novedades una vez al día y ante un cambio en la afección.

Procedimiento para actualizaciones semanales sobre el estado del centro

De acuerdo con los requisitos del PEP, el centro implementará los siguientes procedimientos/métodos para garantizar que se informe al menos una vez a la semana a todos los residentes y los familiares/tutores autorizados sobre la cantidad de infecciones y muertes relacionadas con la pandemia en el centro, incluidos los residentes con una infección relacionada con la pandemia que fallezcan por razones distintas a dicha infección:

  • Los centros de Isabella utilizan varios métodos para notificar a todos los residentes del centro, sus representantes y sus familias sobre el estado del centro y de sus residentes, no solo aquellos que son casos sospechosos o confirmados (según el memorando de Calidad, Seguridad y Supervisión [QSO] de los CMS QSO-20-29-NH y DAL NH 20-09).
  • La notificación incluirá toda la información que se exija a nivel reglamentario, como los requisitos de notificación exhaustivos cuando se han identificado casos sospechosos o confirmados.
  • Se cumplirán todos los plazos exigidos para informar, y las actualizaciones se comunicarán por lo menos una vez por semana cuando se trate de novedades relacionadas con el estado general del centro.
  • Las comunicaciones respetarán las leyes de privacidad, y tendrán en cuenta los protocolos de cumplimiento de la Ley de Portabilidad y Responsabilidad de Seguros de Salud (HIPAA) y protegerán la información de salud protegida (PHI).
  • El centro hará todos los esfuerzos razonables para comunicar adecuadamente a sus residentes, representantes y familias la información requerida, incluidos los medios que los representantes autorizados hayan elegido como preferidos, que abarcan los siguientes:
    • Anuncios/actualizaciones del sitio web del centro de Isabella
    • Listas de correo electrónico
    • Mensajes telefónicos grabados
    • Correos

Publicación del plan de emergencia del centro para la pandemia

De acuerdo con los requisitos del PEP, el centro seguirá los procedimientos para publicar una copia del PEP del centro en un formato aceptable para el Comisionado y en el sitio web público del centro. El PEP también estará disponible inmediatamente cuando se lo solicite.

  • Para el comisionado
    • El PEP finalizado se enviará al NYSDOH según se exija el 15 de septiembre de 2020 o antes.
    • El administrador o la persona designada será responsable de transmitir este plan.
  • En el sitio web público del centro
    • El PEP finalizado se proporcionará en formato PDF para que se pueda ver en el sitio web público del centro al mismo tiempo que se comunica al NYSDOH.
    • Relaciones Publicas es el área responsable de cargar el plan en el sitio web.

Sección 2: Protección del personal, los residentes y las familias ante la infección

El plan de emergencia del centro para la pandemia incluye lo siguiente:

  • Planes para proteger al personal, los residentes y las familias a través de procesos de detección mejorados, modificaciones en la dotación de personal y el uso de unidades designadas para dividir a los residentes en cohortes con condiciones similares.
  • Un plan para que los residentes hospitalizados sean readmitidos en el centro después del tratamiento, de conformidad con todas las leyes y reglamentaciones aplicables.
  • Un plan para guardar el lugar de un residente en el centro en caso de que sea hospitalizado, según las leyes y reglamentaciones aplicables.
  • Un plan para que el centro conserve o adquiera un suministro para al menos dos meses (60 días) de equipo de protección personal (PPE).

Procedimientos para proteger al personal, los residentes y las familias ante la infección

Pruebas de detección

  • El centro controlará todas las entradas y examinará a las personas que ingresen conforme a la política de pruebas de detección ante casos de pandemia, incluidos el personal, las visitas y los proveedores. Los tipos de pruebas de detección y preguntas se basarán en la orientación reglamentaria, que incluye, entre otros, los CDC, CMS y NYSDOH.
  • Se harán pruebas de detección a todo el personal antes de ingresar al centro y al menos cada 12 horas. Esto incluye un cuestionario sobre la presencia de síntomas, la exposición al virus y el control de la temperatura. De conformidad con la orientación establecida durante la pandemia de la COVID-19, cualquier miembro del personal que tenga síntomas o temperatura de 100.0 será enviado a su hogar con una mascarilla y se le indicará que llame a Salud de los Empleados.
  • Si lo exigen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) o las autoridades federales, estatales o locales, todos los empleados, proveedores o visitantes que hayan viajado dentro del período establecido por las autoridades a países, estados o sitios afectados serán examinados y se les indicará que sigan las pautas correspondientes.
  • Los funcionarios de salud pública enviarán a realizar una cuarentena preventiva u obligatoria al personal que haya estado potencialmente expuesto a alguien con un caso confirmado del virus o a una persona en investigación (PUI), según los síntomas presentados o el nivel de riesgo por haber contraído el virus conforme a las pautas actuales.
  • Diariamente se harán pruebas de detección a todos los residentes en busca de signos y síntomas del virus, incluida una comprobación de la temperatura, la observación de signos y síntomas compatibles con el virus, incluidos los síntomas o quejas de tos, falta de aire, dolor de garganta, temperatura elevada, náuseas y vómitos o cualquier cambio de estado. Si el residente está en una unidad con residentes con resultados positivos, las temperaturas se tomarán en cada turno.
  • Se les recordará a todas las personas que ingresen en el centro sobre la necesidad de realizar una higiene de manos adecuada, mantener la distancia social y usar mascarilla durante el tiempo que permanezcan allí, en función de las recomendaciones y los requisitos reglamentarios vigentes.

Visitas

Las personas que visitan el asilo de ancianos pueden transmitir la infección si están enfermas como resultado de una transmisión comunitaria, ya sea a nivel internacional o en los Estados Unidos, o si han tenido un contacto estrecho con una o varias personas de las que se sabe o se sospecha razonablemente que tienen el virus.

  • El asilo de ancianos tendrá personal disponible para hacer pruebas de detección a los visitantes en busca de síntomas o de una posible exposición a alguien con el virus.
  • Se colocarán carteles en la entrada que indiquen a los visitantes que no deben entrar si tienen síntomas de la enfermedad pandémica. Las personas (independientemente de la presencia de la enfermedad) que sepan que estuvieron expuestas a alguien con un caso confirmado o que hayan viajado recientemente a áreas con transmisión del virus no deben entrar en el asilo de ancianos.
  • Se les recordará a las visitas que ingresen en el centro sobre la importancia de realizar una higiene de manos adecuada, mantener la distancia social y usar mascarilla para su seguridad. No podrá ingresar en el centro ninguna persona que no cumpla con estas medidas de control de infecciones.
  • Según el nivel de propagación y la presencia en la comunidad o el centro, es posible que se restrinjan las visitas de los familiares si así lo ordena el NYSDOH u otra agencia para su protección.
    • Se harán pruebas de detección a todos los visitantes que acudan en situaciones de atención compasiva, lo que incluye el final de la vida.
    • Cuando se permitan las visitas o se vuelva a abrir el centro a los visitantes en determinadas circunstancias, se actualizará la Política de visitas de Isabella para reflejar las pautas vigentes.

Dotación de personal

Isabella ha planificado para los posibles problemas de dotación de personal durante una pandemia, incluida la contabilización de los niveles crecientes de ausentismo debido a enfermedad o a la presencia de signos o síntomas del virus, y la necesidad de incrementar el personal existente con recursos externos. Las siguientes medidas ofrecen una descripción general de las medidas que se tomarán:

  • Se reforzarán las políticas de licencia por enfermedad. Se les pedirá a los empleados que se queden en sus hogares si tienen síntomas de la enfermedad pandémica, tienen gripe o están enfermos. Deberán llamar en vez de asistir para recibir asesoramiento médico. La administración debe controlar las llamadas por enfermedad a fin de constatar el cumplimiento. Si notan que un empleado presenta signos de la infección, deben enviar a esa persona al hogar.
  • Se evitarán las reuniones en persona tanto como sea posible, y se implementará el uso de teleconferencias y otros métodos electrónicos.
  • El personal que tenga síntomas de la enfermedad pandémica será excluido del trabajo y remitido a Salud de los Empleados para que se autorice su retorno al trabajo.
  • Recursos Humanos implementará este plan para incrementar el personal a través de empleados de una agencia externa. En caso de ser necesario, se pedirá asistencia a la Oficina Federal para el Manejo de Emergencias de la ciudad de New York y al Departamento de Salud del Estado de New York, entre otras agencias, para encontrar recursos de personal de emergencia.

Control de infecciones y separación en cohortes

Control de infecciones durante una pandemia

  • Cualquier residente que supuestamente tenga síntomas de la enfermedad pandémica se someterá de inmediato a las precauciones por contacto y gotículas. El personal notificará a su supervisor y se comunicará con el profesional de control de infecciones.
  • Los residentes sintomáticos recibirán una mascarilla para usar, si la toleran, cuando estén fuera de sus habitaciones.
  • Los residentes con infecciones supuestas o confirmadas deben recibir una mascarilla quirúrgica o para procedimiento que deberán usar durante la atención, si la toleran, y cumplirán con las precauciones por contacto y gotículas.
  • Se recomendará a todos los residentes permanecer en sus habitaciones en todo momento. En el caso de aquellos que no puedan permanecer en sus habitaciones, el personal recomendará y reforzará el distanciamiento social.
  • En el caso de un grupo de residentes sintomáticos, se confeccionará una lista de casos y se enviará un informe NORA al NYSDOH.
  • El personal utilizará precauciones estándar y reforzadas por contacto y gotículas (incluida una mascarilla N95 y protección ocular, lo que incluye una mascarilla quirúrgica con gafas o un protector facial, una bata y guantes) cuando se ocupe de un residente del que se sospeche que tiene la enfermedad pandémica o que la tenga. Si no se dispone de mascarillas N95 o si hay escasez de ellas, una mascarilla quirúrgica es suficiente, excepto durante los procedimientos que generan aerosolización.
  • Se requieren precauciones estándar y reforzadas por contacto y gotículas (mascarillas N95 y protección ocular) cuando se brinde atención a pacientes con sospecha de ser positivos o que sean positivos que puedan generar gotas aerosolizantes (por ejemplo, durante los procedimientos y cuando reciban respiración artificial).
  • En caso de que un residente requiera hospitalización, esta persona debe aislarse en una habitación separada con la puerta cerrada y trasladarse con mascarilla. El transporte en ambulancia y el hospital receptor deben ser notificados de que el residente es un caso positivo confirmado o una persona en investigación debido a una posible exposición.

Separación en cohortes

  • Se colocará un letrero en la puerta o la pared afuera de la habitación del residente o en el ala de casos positivos confirmados que describa claramente el tipo de precauciones necesarias o el PPE requerido.
  • Es necesario asegurarse de que el letrero correspondiente esté en su lugar para indicar que esta es un área restringida para evitar que los residentes ingresen sin saberlo y para garantizar que se recuerde al personal sobre la necesidad de tener precaución.
  • Los residentes positivos, sospechosos y no positivos serán atendidos por equipos de personal diferentes.
  • Durante un brote, el equipo interdisciplinario evaluará y dividirá en cohortes a los casos positivos, negativos y desconocidos (incluidos los resultados de pruebas inconclusas/inválidas) y los casos sin prueba en las unidades designadas.
  • Todos los casos positivos se aislarán en una unidad designada para positivos. Esta unidad puede ser una unidad completa o una parte designada de una unidad, en función de la cantidad de residentes afectados.
  • Todos los casos nuevos sospechosos se someterán a una prueba de detección del virus, se los aislará y trasladará a la unidad designada para casos sospechosos. Si el resultado de la prueba es positivo, el residente se trasladará a la unidad de casos positivos. Si el resultado de la prueba es negativo, el residente se trasladará a la habitación original en la unidad de casos no positivos hasta que se cumplan las pautas sobre estrategias con y sin pruebas del NYSDOH para suspender el aislamiento relacionado con la enfermedad contagiosa (CD) de la siguiente manera:
    • Estrategia sin pruebas:
      • Estar asintomático al menos 72 horas (no tener fiebre sin tomar antipiréticos) y mostrar mejoría de los síntomas Y
      • Y haber pasado al menos 14 días desde que aparecieron por primera vez los síntomas atribuidos al virus.
    • Estrategia con pruebas:
      • No tener fiebre (igual o superior a 100.0 F) sin tomar antipiréticos y mostrar mejoría de los síntomas Y
      • Dos resultados negativos de pruebas moleculares de virus realizadas con al menos 24 horas de diferencia.
    • Si un nuevo caso sospechoso tiene un compañero de habitación asintomático, este se considerará como una posible exposición, y se someterá a una prueba y se aislará en la misma habitación hasta que estén disponibles los resultados. Si el resultado es positivo, el residente se trasladará a la unidad de casos positivos. Si el resultado es negativo y el paciente se mantiene asintomático, el residente continuará en la misma habitación.
    • Todos los casos desconocidos, sin pruebas e inconclusos/inválidos se aislarán en las unidades designadas.
    • Todos los casos recuperados y de pruebas negativas se ubicarán en las unidades de casos no positivos.

Admisiones, readmisiones y reserva/retención de camas

El plan de respuesta ante una pandemia (PEP) del centro considera que los residentes hospitalizados pueden necesitar ser readmitidos después del tratamiento. El plan también tiene en cuenta que se debe poner en práctica un esquema para preservar el lugar del residente en el centro si esta persona es hospitalizada.

El centro ha desarrollado y puesto en práctica un plan exhaustivo con estas consideraciones en mente, con el objetivo general de proteger a todos los residentes y al personal. Esto incluye la planificación para proteger a los residentes que permanecen en el centro, que son readmitidos en el centro o que son nuevas admisiones desde el hospital, conforme con las directivas y todos los requisitos regulatorios del estado de New York y el NYSDOH. Esto abarca la implementación de unidades/alas exclusivas para los residentes con diferentes estados de salud relacionados con la pandemia e impulsa las decisiones sobre el lugar de permanencia del residente tras la readmisión o admisión desde el hospital.

Nuevas admisiones al centro

En caso de que sea necesario aceptar pacientes de hospitales que dieron positivo en la prueba del virus pandémico, la orientación del NYSDOH que se proporcionó durante la COVID-19 servirá como base para admitir pacientes nuevos ante la ausencia de pautas más actuales.

  • El personal de seguridad le notificará al supervisor de enfermería cuando llegue una admisión. Si el estado de la admisión es desconocido, se le hará una prueba de detección antes de ingresar al residente a la unidad. Si la persona admitida tiene algún signo o síntoma de temperatura elevada o síntomas respiratorios, se le colocará una mascarilla al residente y se contactará al médico para realizar evaluaciones adicionales, incluidos el diagnóstico de admisión y los antecedentes de exposición.
  • Todos los casos positivos serán admitidos en el centro en una unidad designada para positivos.
  • Todas las personas admitidas recuperadas del virus y que no requieran aislamiento deben cumplir los criterios del centro para la interrupción del aislamiento.
  • Los pacientes con casos previamente confirmados serán admitidos con un mínimo de un resultado negativo a una habitación privada o se los separará con otro paciente en el mismo estado en la unidad designada hasta recibir un segundo resultado en dicha unidad.
  • Todas las admisiones de casos negativos ingresarán a la unidad de casos negativos.

 

Aceptación de pacientes provenientes de hospitales

Ante la ausencia de pautas más actuales, se seguirá la orientación del NYSDOH para aceptar pacientes de hospitales durante la pandemia de la COVID-19. Conforme a la orientación del NYSDOH:

  • “Separar a los residentes por cohortes de casos positivos, negativos y desconocidos, y separar los equipos de personal para tratar a residentes con resultados positivos y no positivos para COVID-19. A fin de hacer efectiva esta política, los asilos de ancianos deben trasladar a los residentes de un centro a otro centro de atención a largo plazo o a otro lugar no certificado si no pueden separar correctamente a los pacientes en centros individuales.
  • Si el centro no puede cumplir con los estándares de división por cohortes o con ningún estándar de control de infecciones, se suspenderán las admisiones en el lugar. El incumplimiento de estos estándares dará lugar a sanciones civiles monetarias o a la suspensión de su licencia”.

Retención de camas, regreso al centro y readmisión de residentes hospitalizados

De acuerdo con los requisitos del reglamento del PEP, Isabella seguirá su Política de reserva/retención de camas para guardar el lugar de un residente en el centro en caso de que dicho residente sea hospitalizado, de conformidad con las leyes y reglamentaciones aplicables, entre ellas, la sección 505.9(d)(6) del título 18 de los Códigos, Reglas y Reglamentos de New York (NYCRR) y la sección 483.15(e) del título 42 del Código de Reglamentos Federales (CFR).El centro también cumplirá este proceso para garantizar que los residentes hospitalizados sean admitidos o readmitidos en el centro después del tratamiento, de conformidad con todas las leyes y reglamentaciones aplicables, entre ellas, las secciones 415.3(i)(3)(iii), 415.19 y 415.26(i) del título 10 de los NYCRR y la sección 483.15(e) del título 42 del CFR. Consulte el Apéndice C: Política de reserva/retención de camas.

Sección 3: procedimientos para suministros suficientes de PPE

De acuerdo con los requisitos del PEP, el centro desarrollará planes de protección contra infecciones pandémicas para el personal, los residentes y las familias. Esto incluye lo siguiente:

  • Establecer almacenamientos de suministros y planes específicos para conservar o adquirir para conservar un suministro para al menos dos meses (60 días) de equipo de protección personal (PPE) según el censo del centro, lo que incluye tener en cuenta el espacio de almacenamiento.

Suministro de equipo de protección personal

De acuerdo con los requisitos del PEP, el centro implementará los siguientes procedimientos planificados para conservar o adquirir al menos un suministro para dos meses (60 días) de equipos de protección personal (PPE), que incluyen el análisis del espacio para el almacenamiento o cualquier requisito de reemplazo conforme a las órdenes ejecutivas del estado de New York o las reglamentaciones del NYSDOH que regulan los requisitos del suministro de PPE durante un brote de enfermedad o una pandemia en particular. Como mínimo, todos los tipos de PPE que sean necesarios en la pandemia de COVID-19 deben incluirse en las provisiones para 60 días. Esto incluye, entre otros, lo siguiente:

  • Respiradores N95
  • Protectores faciales
  • Protección ocular
  • Batas/batas de aislamiento
  • Guantes
  • Mascarillas
  • Solución antiséptica
  • Desinfectantes (que cumplan con las pautas de la EPA actuales al momento de la pandemia)

Se mantendrá un suministro para 60 días de PPE necesario en el asilo de ancianos o en una ubicación designada que sea de fácil acceso.

El centro conservará un plan para identificar qué cantidades de PPE serán necesarias para 60 días, que se calculará de acuerdo con la semana pico de casos de COVID-19 del 19 de abril al 27 de abril de 2020.

Apéndices

Apéndice A: Política de vigilancia, registro e informe de infecciones

POLÍTICA:  VIGILANCIA, REGISTRO E INFORME DE INFECCIONES

VIGENCIA: Febrero de 2018 REEMPLAZA: Junio de 2018

FINALIDAD:     1. Definir un enfoque sistemático de recopilación, comparación, análisis y diseminación de casos e índices de infección.

  1. Promover la seguridad de los pacientes mediante la identificación de áreas de mejora que apoyen y minimicen las tasas de infección.
  2. Monitorear los cambios en las tasas de infección y maximizar las medidas de control para minimizar el impacto de las epidemias o los brotes.
  3. Identificar a los pacientes en riesgo de contraer infecciones asociadas a la atención médica (HAI) e implementar una posible intervención de control de infecciones.

DEFINICIÓN: El proceso continuo y sistemático de recopilación, análisis, interpretación y diseminación de información descriptiva para controlar problemas de salud y planificar, implementar y evaluar prácticas relacionadas con la atención médica.

Infecciones asociadas a la atención médica (HAI): Afecciones localizadas o sistemáticas como consecuencia de una reacción adversa a la presencia de un agente infeccioso que no se encuentra al momento de la admisión en el centro de atención médica.

INFORMACIÓN: A continuación, se detalla lo que incluye la vigilancia.

  • Revisión de prácticas relacionadas con la atención del residente, es decir, lavado de manos, técnicas de aseo, uso del PPE, limpieza o desinfección de equipo reutilizable.
  • Recopilación, documentación, control y análisis de datos sobre casos individuales y comparación con las definiciones estándares de infección.

Las infecciones se monitorean para determinar lo siguiente:

  • Qué afecciones podrían ser contagiosas.
  • Cuáles se pueden informar a las agencias reglamentarias locales y estatales.
  • Cuáles son nosocomiales.
  • Qué residentes requieren aislamiento u otras precauciones.
  • Agentes causales, control de la propagación e identificación de la prevalencia.

Se mantienen y se ponen a disposición registros precisos sobre las infecciones.

Consulte la política de procedimiento.

Apéndice B: Planes de control administrativo

Preparaciones anticipadas: manejo del personal

El Isabella Geriatric Center ha planificado proactivamente para los posibles problemas de dotación de personal durante una pandemia. La estrategia para el manejo del personal implica muchas consideraciones y contingencias que pueden surgir en caso de problemas de este tipo. Los preparativos anticipados para el manejo del personal incluyen lo siguiente:

  • Preparar las mejoras en la programación del personal para cubrir el período, lo que incluye las modificaciones en los turnos, los turnos extendidos y la cobertura adicional contratada.
  • Colocar al personal fuera de servicio/de guardia en estado de alerta.
  • Revisar las políticas de Recursos Humanos que abarquen el ausentismo del personal durante emergencias.
  • Implementar la denegación de solicitudes de licencias, la cancelación de licencias y vacaciones previamente programadas y la autorización médica para usar en caso de licencia por enfermedad.
  • Asegurar la continuidad de la cobertura de la dirección ejecutiva en el plan de dotación de personal.
  • Actualizar las listas de los empleados que vivan cerca o que se quedarán cerca del centro. Asegurar que esté actualizada la información completa de la dirección, que incluye los números de departamento y la información de contacto, incluidos el teléfono celular, la dirección de correo electrónico y la información para mensajes de texto.
  • Facilitar y fomentar la creación de grupos de transporte de ayuda propia para los empleados. Restringir el uso de los vehículos del centro para el transporte del personal en circunstancias extremas.
  • Buscar hospedajes o reservar alojamientos en hoteles para el personal clave.
  • Ayudar al personal con la preparación de sus hogares y familias para el posible impacto del acontecimiento (p. ej., almacenar alimentos, llenar los vehículos con combustible, revisar la atención de dependientes, organizar un plan de comunicaciones con la familia, revisar la economía personal y coordinar el cuidado de las mascotas).
  • Identificar posibles necesidades relacionadas con la atención de dependientes del personal, incluidas las mascotas, y poner en marcha planes según sea necesario.
  • Indicarle al personal entrante que lleve ropa, comida, agua y otros artículos personales necesarios adicionales, incluidos medicamentos, para prepararse para una estancia extendida.
  • Revisar los procedimientos de emergencia del centro con el personal, incluidos los refugios listos y los planes de evacuación, así como las políticas de ausentismo.
  • Dar instrucciones al equipo de informes de estrés por incidentes críticos, en caso de ser necesario.

Apéndice C: Política de reserva/retención de camas

POLÍTICA:  Reserva/retención de camas

VIGENCIA: Septiembre de 2020                       REEMPLAZA: Abril de 2017

FINALIDAD: Describir el proceso de retención de camas cuando los residentes están temporalmente hospitalizados o fuera del centro en días “terapéuticos”.

INFORMACIÓN:

  • En el momento de la admisión y nuevamente en el momento del traslado al hospital, se informará al residente o a su representante designado, de forma oral y escrita, sobre esta política.
  • As of May 29th, 2019, Bed reservation (bed hold) reimbursement will apply as follows:
    • Los pacientes de 21 años o más que reciban atención de hospicio son elegibles para el 50% de la tarifa de Medicaid que de otra manera se pagaría al centro por los servicios prestados. Los pagos no pueden exceder los 14 días en un período de 12 meses.
    • Los pacientes de 21 años o más con licencia terapéutica recibirán un reembolso del 95% de la tarifa de Medicaid que de otro modo se pagaría al centro por los servicios prestados. Los pagos por las licencias terapéuticas no pueden exceder los 10 días en un período de 12 meses.
    • Los pacientes menores de 21 años recibirán un reembolso del 100% de la tarifa de Medicaid por las licencias hospitalarias, terapéuticas y de hospicio. No hay límites para los pacientes menores de 21 años.
  • Medicare no paga por una reserva de cama durante las hospitalizaciones o las licencias terapéuticas. Los pacientes a los que Medicare pague la estadía y que deseen que se les “reserve” la cama deberán pagar las ausencias nocturnas a la tarifa diaria vigente.
  • Los residentes que paguen de forma privada y que deseen que se les “reserve” la cama deberán pagar las ausencias nocturnas a la tarifa diaria vigente.
  • Las organizaciones de mantenimiento de la salud (HMO) y las compañías de atención administrada a largo plazo (MLTC) deben recibir aviso y aprobar un traslado al hospital o una licencia terapéutica y pueden reembolsar al centro.
  • Los familiares o los representantes designados de una persona con Medicaid pueden pagar de forma privada al centro su tarifa diaria de Medicaid por cada día adicional de reserva de cama solicitado para reservar la cama del residente durante cualquier cantidad de días más allá del período de reembolso permitido de Medicaid.
  • Si la hospitalización o la licencia terapéutica del residente no cumple los criterios aquí señalados, el centro volverá a admitirlo en su habitación anterior, si estuviera disponible, o inmediatamente después de que haya una cama disponible en una habitación semiprivada, siempre y cuando el residente:
    • Necesite los servicios que ofrece el establecimiento.
    • Sea elegible para obtener los servicios de enfermería especializada de Medicare o los servicios en asilos de ancianos de Medicaid.
  • En el momento del traslado al hospital o del comienzo de la licencia terapéutica, se proporcionará al residente o a su representante designado la siguiente información de forma oral y por escrito:
    • La política de retención de camas para la hospitalización o la licencia terapéutica, según corresponda.
    • Los motivos por los que el residente está siendo trasladado al hospital.
    • La fecha de entrada en vigencia del traslado o el alta.
    • El sitio a donde se trasladará el residente o donde permanecerá en licencia terapéutica.
  • El residente o su representante designado recibirán instrucciones sobre cómo apelar el traslado al hospital.
  • Si el centro establece que el residente que se trasladó con la intención de regresar allí no puede hacerlo, entonces le proporcionará la siguiente información y se le enviará una copia al defensor estatal:
    • El motivo por el que el residente recibe el alta.
    • La fecha de entrada en vigencia del alta.
    • El sitio a donde se le dará el alta al residente.
    • Instrucciones sobre cómo apelar el alta.