Ley de Decisiones de Atención Médica Familiar

Ley de Decisiones de Atención Médica Familiar (pequeño)

La Ley de Decisiones de Atención Médica Familiar se adoptó en el estado de New York en 2010 para prever la designación de un “apoderado” o encargado de tomar decisiones en el caso de que el paciente carezca de la capacidad de tomar sus propias decisiones y no tenga un poder de representación para la atención médica.

En orden de prioridad, los apoderados son los siguientes:

  • Cónyuge o pareja de hecho
  • Hijo/a mayor de 18 años
  • Padre o madre
  • Hermano/a mayor de 18 años
  • Amigo cercano o pariente (no mencionado arriba) que haya mantenido un contacto regular con el paciente de manera que esté familiarizado con las actividades, la salud y las creencias religiosas o morales del paciente, y que presente una declaración firmada al médico a cargo en la que se dé fe de ello. Tutor designado por el tribunal

Un apoderado tiene la autoridad para tomar todas las decisiones sobre la atención médica en nombre de un paciente adulto que este tomaría por sí mismo, en caso de que el paciente no pudiera tomarlas.