Es posible que, en algún momento de nuestra vida, terminemos cuidando a un ser querido que no puede cuidar de sí mismo. Esto puede comenzar como una tarea simple. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, puede convertirse en algo más grande hasta que acabe dándose cuenta de que se convirtió en un cuidador.

A continuación, se incluyen consejos sobre cómo desempeñar un rol de cuidador activo.

  • Brinde ayuda con las actividades de la vida diaria que la persona enferma ya no puede realizar (p. ej., vestirse, bañarse, ir al baño o alimentarse).
  • Proporcione transporte y asistencia (p. ej., para acudir a citas, hacer mandados o en caso de una emergencia médica).
  • Ayude con las actividades diarias y el mantenimiento del hogar (p. ej., hacer las compras, buscar recetas o limpiar).
  • Administre las finanzas (p. ej., pague facturas, administre una cuenta bancaria o elabore presupuestos).
  • Participe en la atención médica/de enfermería en el hogar que recibe su ser querido, lo que puede incluir administrar medicamentos, realizar procedimientos médicos y de enfermería, o comunicarse con el equipo de atención médica.
  • Brinde apoyo emocional y compañía (p. ej., hable con su ser querido, léale o escúchelo).
  • Organice la atención médica en el hogar, lo que puede incluir supervisar al personal de atención en el hogar y comunicarse con este.

La mayoría de las personas no están capacitadas para ser cuidadores, por lo que asumir estas responsabilidades puede ser un desafío. Es normal sentirse inseguro o abrumado acerca de lo que se espera de usted. Asegúrese de reflexionar sobre sí mismo regularmente para determinar cómo se siente. El cuidado personal es tan importante como el cuidado de su ser querido.

En MJHS, valoramos tanto a los cuidadores personales como a los profesionales y reconocemos el trabajo fundamental que realizan. Por ello, hemos creado estos recursos en línea para cuidadores para ayudarlo en este momento crucial de su vida.

Si necesita ayuda y apoyo adicionales para el cuidado de su ser querido, no dude en comunicarse con MJHS. Podemos recomendarle otras opciones de atención disponibles a través de uno de nuestros programas.

Comparta este artículo en:


Recursos relacionados