El siguiente artículo se publicó originalmente en 70 Faces Media y como parte de una serie respaldada por MJHS Health System, 70/Faces Media y UJA-Federation of New York para concienciar y facilitar las conversaciones sobre la atención al final de la vida en el contexto del judaísmo.

Consejos y recomendaciones para abordar los temas más difíciles.

POR EL RABINO RICHARD ADDRESS

Las conversaciones sobre las decisiones para el final de la vida son delicadas, personales, únicas y casi nunca empiezan y terminan en una sentada. Una cosa es cierta, y se debe la movilidad de nuestra sociedad, los avances en la tecnología médica y la continua negación cultural de la muerte: la necesidad de tener estas conversaciones jamás fue más real.

¿Cómo comenzar? No hay una sola manera, no hay un “talle único”. Las reuniones familiares, como el Día de Acción de Gracias, las vacaciones y los cumpleaños, pueden ser un buen momento para mantener la conversación. Además del libro de Cohen, la rabina Gordon también recomienda la lectura de Having the Last Say (La última palabra), la columna “This Life” (Esta vida) de Bruce Feiler: The Family Stories That Bind Us (Las historias familiares que nos unen) y la columna “Your Money” (Su dinero) de Susan Garland: Telling Their Life Stories, Older Adults Find Peace in Looking Back (Al contar sus historias de vida, los adultos mayores encuentran la paz en los recuerdos). Es importante prepararse para la conversación. Comience por informarles a las personas que planea mantener esta conversación, lo importante que es para usted y que necesita cooperación, comprensión y apoyo. Hemos recopilado 8 consejos y recomendaciones que lo ayudarán a mantener una conversación lo más productiva y significativa posible con sus seres queridos.

8 consejos y recomendaciones

Considere lo siguiente:

1 Encárguese de los asuntos con anticipación.

Antes de sentar a todo el mundo, debe designar un poder de representación para la atención médica y completar, o al menos revisar, los documentos pertinentes que expresen sus deseos en caso de que no pueda hablar por usted mismo. Entre los documentos importantes, de los que puede obtener más información en los recursos que se indican a continuación, se encuentran:

  • Su testamento
  • Una directiva médica anticipada que establece sus deseos de atención al final de la vida.
  • El poder de representación para la atención médica, que es un formulario legal y permanente, designa a un apoderado de atención médica para que hable en nombre de una persona si esta ya no puede hablar por sí misma.
  • Formularios de órdenes médicas para el tratamiento de prolongación de la vida (POLST o MOLST). No se reconocen en todos los estados, pero sustituyen a una directiva avanzada. Tenga en cuenta que la creación de estos documentos que expresan sus deseos tiene el respaldo de todas las principales denominaciones judías.

2 Infórmese.

Tómese el tiempo necesario para familiarizarse con los términos asociados a estos documentos y, lo que es igual de importante, con las leyes locales relacionadas con la toma de decisiones. Es importante entender las posibles implicaciones fiscales de su patrimonio (si corresponde) y los posibles retos de la “responsabilidad económica” a medida que su situación cambia. Estas cuestiones son importantes, sobre todo si se trata de un segundo matrimonio o si se vive en pareja. Además, tenga en cuenta que algunas de estas leyes varían de un país a otro y de un estado a otro. Se recomienda enfáticamente consultar con asesores de confianza, como un abogado especializado en la atención de personas mayores, un asesor financiero, un contable y, si lo desea, su rabino.

3 No se limite a completar estos formularios y olvidarse de ellos.

Debe revisar todos los documentos y las directivas al menos cada cinco años. ¿Por qué? Porque todos cambiamos, y podemos cambiar de opinión sobre ciertos tratamientos. Además, el ritmo de la tecnología médica es rápido y a menudo supera al de la sociedad en general; por lo tanto, lo que hace años era una medicina del Salvaje Oeste puede ser ahora una práctica habitual.

4 Comparta los documentos que elabore con la máxima cantidad de personas posible.

Puede incluir a su familia, su médico, su abogado y cualquier otra persona que considere oportuna. Si ingresa en un centro de vida asistida o en un asilo de ancianos, también necesitarán copias. Asegúrese de que estas personas, especialmente sus apoderados, conozcan sus deseos y estén al corriente de sus pensamientos. Se les puede pedir que tomen decisiones importantes de vida o muerte.

5 Manténgase firme en su decisión de mantener estas conversaciones.

Es posible que algunos familiares ya hayan presenciado situaciones en las que no se ha llevado a cabo una planificación anticipada y, por lo tanto, estén más dispuestos a participar. Otros pueden oponerse. Está bien; es importante y hay que hacerlo.

6 Recuerde que mantener estas conversaciones ayudará a sus hijos, incluso si no están de acuerdo con todo lo que dice.

Pueden surgir diferencias de opinión entre sus deseos y los pensamientos y sentimientos de sus seres queridos. La tradición judía tiene el concepto de mayordomía que, en favor del 5.º Mandamiento de honrar y respetar los deseos de los padres, dice que los hijos adultos deben honrar los deseos de sus padres adultos, suponiendo que los deseos de los padres se han hecho con pleno conocimiento y claridad. Mantener estas conversaciones y documentar sus deseos ayudará, en momentos de crisis y estrés, a aliviar el sentimiento de culpa y a dar una dirección clara, sobre todo en los casos en que no pueda dar a conocer sus deseos. La claridad de los deseos y el reconocimiento de estos (aunque algunos puedan albergar otros deseos) es un acto poderoso y necesario.

7 Hable en un lenguaje de amor, afirmación y preocupación.

Estas conversaciones se centran en lo que usted elige y cree para su calidad de vida. Intente evitar expresiones relacionadas con ser o no ser una “carga”. Recuerde que los seres queridos que lo cuidan son adultos y que, en lo profundo, estas conversaciones plantean la realidad de nuestra mortalidad y la creciente preocupación por la pérdida y el legado.

8 Comprenda que estas conversaciones pueden plantear todo tipo de cuestiones psicosociales (y espirituales).

A nuestra sociedad le cuesta aceptar nuestro envejecimiento o nuestra propia mortalidad. Sin embargo, las conversaciones que mantendrá con sus seres queridos se tratarán precisamente de esto. Mantenemos estas conversaciones y firmamos estos documentos y, al hacerlo, aceptamos de forma muy genuina la realidad de nuestra propia mortalidad. Esta es una cuestión espiritual.

Para obtener guía espiritual, fuentes judías, formularios de muestra y otra información relacionada, visite Jewish Sacred Aging.

Libros que pueden ayudar en su conversación

  • Being Mortal (La mortalidad) de Atul Gawande
  • On Matters of Life And Death (Sobre cuestiones de vida o muerte) del rabino Elliot Dorff
  • A Jewish Guide to Practical Medical Decision Making (Guía judía para la toma de decisiones médicas prácticas) del rabino Jason Weiner
  • Navigating The Journey (Cómo transitar el camino) editado por el rabino Peter S. Knobel

Más recursos para su conversación

  • Proyecto Conversación
  • Día Nacional de la Decisión de Atención Médica
  • The Five Wishes
  • The Coalition to Transform Advanced Care
  • YourLifeYourWishes.com

En MJHS, valoramos tanto a los cuidadores personales como a los profesionales y reconocemos el trabajo fundamental que realizan. Por ello, hemos creado estos recursos en línea para cuidadores para ayudarlo en este momento crucial de su vida.

Si necesita ayuda y apoyo adicionales para el cuidado de su ser querido, no dude en comunicarse con MJHS. Podemos recomendarle otras opciones de atención disponibles a través de uno de nuestros programas.

Comparta este artículo en:


Recursos relacionados