Imagine que está cuidando a alguien con una enfermedad pulmonar, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o la insuficiencia cardíaca congestiva (ICC). En ese caso, es posible que su médico haya recetado oxigenoterapia para obtener más oxígeno para respirar. La cantidad necesaria dependerá de su condición específica. Si tiene preguntas sobre la cantidad de oxígeno que debe tomar, comuníquese con su médico. A continuación, encontrará un resumen de algunos de los equipamientos que puede encontrar y consejos sobre cómo usarlos de manera segura mientras cuida a su familiar en el hogar.

Cómo tener oxígeno en el hogar

Se utilizan varios tipos de equipos que pueden ayudar a alguien a obtener oxígeno mientras está en el hogar. Se reducirá principalmente a la movilidad y el estilo de vida de la persona. A continuación, se muestra una lista de los tipos más comunes de equipos de oxígeno para el hogar.

Concentrador de oxígeno estándar.  Usa electricidad o baterías y funciona usando aire normal y filtrándolo para obtener oxígeno. Por lo general, pesa alrededor de 50 libras y tiene ruedas para que pueda moverse mientras está conectado a él. 

Concentrador de oxígeno portátil. Esta es una buena opción si planea usarlo mientras hace mandados o va a trabajar. Pesa entre 3 y 20 libras, por lo que se puede cargar. 

Tanque de oxígeno líquido.  El oxígeno a temperaturas más bajas se vuelve líquido. El oxígeno en forma líquida ocupa menos espacio que el gas, por lo que se puede almacenar más. Sin embargo, un tanque puede pesar más de 100 libras. 

Medidas de seguridad del oxígeno

Siempre utilice el oxígeno con cuidado. El oxígeno es un gas seguro cuando se lo utiliza adecuadamente. Si bien no es combustible, sí alimenta la combustión. Siga estas medidas de seguridad cuando utilice oxígeno de cualquier fuente (tanques de oxígeno, concentradores de oxígeno, oxígeno portátil, etc.).

  • Infórmeles al departamento de bomberos y a la compañía de electricidad que utiliza oxígeno. 
  • Coloque carteles de “Oxígeno en uso” en lugares visibles.
  • Nunca coloque el tanque ni la máquina cerca de una llama directa (p. ej., fósforos, velas encendidas, una estufa en uso). Mantenga el tanque de oxígeno a seis pies de distancia como mínimo.
  • Siempre apague el oxígeno cuando no lo utilice.
  • Siempre verifique los niveles de oxígeno de su tanque. Esto incluye también el tanque de reserva además del que está usando.
  • El tanque de reserva de oxígeno se debe almacenar en posición horizontal (o vertical, pero asegurado) en un lugar seguro y bien ventilado.
  • Verifique que los tubos de oxígeno no tengan grietas ni fugas. Limpie las puntas nasales para mantenerlas abiertas.
  • Controle las puntas nasales todos los días.
  • Nunca fume mientras la fuente de oxígeno se encuentre en su residencia. Tampoco permita que nadie más fume. Siempre tenga un cartel de “No fumar” en un lugar visible.
  • No utilice el oxígeno a menos de seis pies de distancia de dispositivos eléctricos, en especial de estufas, calentadores, tostadoras y secadores de cabello.
  • No utilice el oxígeno en lugares donde haya materiales combustibles, como aceites, grasas, aerosoles, lociones o solventes.
  • No utilice productos derivados del petróleo mientras utiliza el oxígeno. Evite utilizar productos que contengan alcohol (p. ej., productos para la piel).
  • Tome el hábito de verificar las baterías de su detector de humo todos los meses y cambiarlas si es necesario.
  • Llame a la compañía de equipo médico duradero (DME) para hacer el mantenimiento o si tiene alguna pregunta.
  • Tenga extinguidores a mano.

Consejos de seguridad al usar un concentrador de oxígeno

Revise las pautas generales además de tener en cuenta estos recordatorios:

  • No utilice un cable de prolongación con el concentrador. Conecte el concentrador a un tomacorriente con conexión a tierra.
  • No lo conecte a un tomacorriente donde haya otros dispositivos.
  • Nunca coloque nada sobre el concentrador, como bebidas, plantas o libros.
  • Nunca coloque el concentrador contra la pared, cortinas ni muebles, ni en un armario. Debe circular aire ambiente en la unidad.
  • Verifique la unidad de alarma con regularidad. Para esto, desconéctelo y escuche el tono de alarma.
  • Inspeccione el filtro del concentrador de oxígeno regularmente. Informe cualquier inquietud al proveedor que se indica en la unidad del concentrador.

Consejos de seguridad al usar un tanque de oxígeno

Existen normas de seguridad específicas que se aplican SIEMPRE que utilice un tanque de oxígeno. Revise las pautas generales para utilizar oxígeno de manera segura además de tener en cuenta estos recordatorios:

  • Verifique la válvula para confirmar que el flujo de oxígeno sea adecuado. Verifique la cantidad de oxígeno disponible si utiliza un tanque de oxígeno.
  • Gire la válvula para abrir y ajustar el flujo de oxígeno.

Consejos de seguridad al usar oxígeno portátil

Existen distintos tipos de unidades portátiles de oxígeno. Familiarícese con los consejos de seguridad específicos que se aplican al tipo que está utilizando. Sin embargo, se aplican reglas de seguridad específicas independientemente del tipo de oxígeno que esté usando:

  • Verifique la válvula para confirmar que el flujo de oxígeno sea adecuado. Verifique la cantidad de oxígeno disponible si utiliza un tanque de oxígeno.
  • Gire la válvula para abrir y ajustar el flujo de oxígeno.
  • Cuando viaje en automóvil, no permita que nadie fume dentro del vehículo. Mantenga la ventana ligeramente abierta.
  • Coloque su unidad de oxígeno en el piso al lado de usted o en el asiento contiguo. Es una buena idea asegurar la unidad de oxígeno con un cinturón de seguridad cuando sea posible.
  • Nunca deje el oxígeno portátil en un automóvil que esté estacionado al sol.
  • Si planea viajar en autobús, en tren, por aire o en barco, debe llamar al proveedor de transporte con anticipación a fin de conocer si existen restricciones para viajar con oxígeno.
  • Notifique a su proveedor de atención médica antes de realizar viajes que no sean cortos. Es posible que también deba notificárselo al proveedor del oxígeno. Deberá asegurarse de tener oxígeno suficiente y es posible que deba coordinar la entrega de oxígeno adicional en el lugar de destino.

En MJHS, valoramos tanto a los cuidadores personales como a los profesionales y reconocemos el trabajo fundamental que realizan. Por ello, hemos creado estos recursos en línea para cuidadores para ayudarlo en este momento crucial de su vida.

Si necesita ayuda y apoyo adicionales para el cuidado de su ser querido, no dude en comunicarse con MJHS. Podemos recomendarle otras opciones de atención disponibles a través de uno de nuestros programas.

Comparta este artículo en:


Recursos relacionados