Los cambios en la vista, la capacidad, la fuerza, el consumo de medicamentos y el estado de salud pueden contribuir a sufrir más caídas. Las caídas son más comunes en los adultos mayores y pueden derivar en fracturas, hospitalización, rehabilitación y atención a largo plazo. La mayoría de las caídas se suele producir de 6:00 a.m. a 10:00 a.m. y de 4:00 p.m. a 8:00 p.m. Es importante recordarle a su ser querido que:

  • Pida ayuda para levantarse de la silla o la cama, o para hacer alguna actividad que sepa que no puede hacerla sin asistencia.
  • Antes de pararse, se siente en el borde de la cama para reducir los mareos.
  • Se tome el tiempo para moverse sin apurarse. Use un andador o un bastón, según lo recomiende su médico o terapeuta.
  • Encienda la luz cuando ingresa a una habitación o un pasillo y utilice luces de noche.
  • Mantenga los objetos que utiliza con mayor frecuencia (p. ej., el control remoto de la televisión, la luz, el teléfono, agua, etc.) al alcance de la mano.
  • Use zapatos o pantuflas de apoyo y ropa del talle adecuado.
  • Use sus audífonos y anteojos mientras está despierto.
  • Le pregunte a su médico o enfermero qué medicamentos pueden hacerlo sentir somnoliento o menos alerta.

Cada año, muchas personas se lesionan en sus hogares y los alrededores. Muchas de estas lesiones se producen debido a cosas que son fáciles de pasar por alto, pero también son fáciles de arreglar. Muchas lesiones pueden evitarse al detectar estos peligros y tomar algunas medidas simples para corregirlos. A continuación, hay algunas cosas simples que se pueden hacer para evitar lesiones:

1. Controle todos los cables

Los cables extendidos por los lugares de tránsito pueden hacer que una persona se tropiece.

  • Adapte los muebles para que las lámparas y los electrodomésticos se conecten directamente al tomacorriente, sin cables de extensión.
  • Si debe usar un cable de extensión, colóquelo en el piso contra una pared, en donde nadie pueda tropezarse. Desplace el teléfono, de manera que el cable no cruce en donde usted u otras personas caminan.

Los muebles que se apoyan en cables pueden dañarlos y crean peligros de producirse descargas eléctricas e incendios.

  • Quite los cables que estén debajo de los muebles o las alfombras.
  • Reemplace los cables pelados o dañados.
  • Controle los cables en busca de daños.

2. Controle todas las alfombras, superficies y tapetes

Tropezarse con las alfombras y las superficies es una causa común de lesiones.

  • Quite las alfombras y superficies que tiendan a deslizarse.
  • Aplique una base de caucho o cinta adhesiva doble faz en la parte posterior de las alfombras y las superficies.
  • Compre alfombras con apoyo antideslizante.
  • Coloque una base de caucho debajo de las alfombras. (Hay un tipo de caucho que se puede cortar del tamaño que necesite).

3. Controle el estado de los escalones

Los escalones gastados o las alfombras sueltas pueden llevar a resbalones y caídas.

  • Evite usar solo medias o zapatos con suelas lisas o pantuflas cuando usa las escaleras.
  • Asegúrese de que la alfombra esté sujetada firmemente a los escalones en todas las escaleras.
  • Considere renovar el acabado o reemplazar los escalones gastados, o reemplazar las alfombras gastadas.
  • Pinte los escalones externos con pintura que tenga una textura áspera o use tiras antideslizantes.
  • Quite todos los objetos de las escaleras.
  • Marque todos los escalones que sean angostos o cuya altura sea mayor o menor que la de los otros. Sea muy cuidadoso con estos escalones al usar la escalera.

4. Controle los barandales

El barandal debe proporcionar un agarre cómodo y siempre se debe usar al subir o bajar los escalones. Un barandal que no se extiende en forma continua y en la extensión completa de las escaleras puede ser peligroso. Una persona que no esté familiarizada con las escaleras podría pensar que ha llegado al último escalón cuando se acaba el barandal. Este tipo de mal cálculo en el escalón anterior puede provocar una caída.

  • Asegúrese de que un barandal esté disponible para incluso un escalón.
  • Repare los barandales rotos.
  • Ajuste los dispositivos de unión que sostienen los barandales a la pared.
  • Si no hay barandales, instale al menos uno.
  • Al usar las escaleras, tenga mucho cuidado en el primer y el último escalón, especialmente cuando el barandal comienza pasando el primer escalón o termina antes del último escalón.
  • Reemplace los barandales cortos por largos.

5. Controle la iluminación

  • Las escaleras deben estar iluminadas, de manera que cada escalón, especialmente el primero y el último, se pueda ver al subir y bajar.
  • La iluminación no debe producir resplandor ni sombras por las escaleras. Incluso si está muy familiarizado con las escaleras, la iluminación es fundamental para prevenir caídas. Debe poder encender las luces antes de usar las escaleras desde cualquier extremo.
  • Si ninguna otra luz está disponible, mantenga una linterna en funcionamiento de forma conveniente en la parte superior e inferior de las escaleras.

6. Controle los pasillos

Los muebles, las cajas y otros artículos pueden hacer que se tropiece o bloqueen su camino en el caso de que se produzca una emergencia o un incendio.

  • Reacomode los muebles para abrir paso y despejar los caminos.
  • Quite las cajas y las cosas acumuladas.

7. Controle el área del teléfono

  • En el caso de una emergencia, mantenga claramente visibles los números de teléfono de la policía, el departamento de bomberos, el centro de control de intoxicación local, y también el de algún vecino
  • Escriba los números en letra de imprenta grande y péguelos al teléfono o colóquelos cerca del teléfono en donde se puedan ver fácilmente. Tenga al menos un teléfono en un lugar en donde pueda alcanzarlo, incluso después de un accidente que le impida pararse.

8. Controle los medicamentos

Los medicamentos que no están etiquetados de manera clara y precisa se pueden confundir fácilmente. Tomar los medicamentos incorrectos o no tomar una dosis del medicamento que necesita puede ser peligroso.

  • Asegúrese de que todos los recipientes estén marcados con el contenido, las indicaciones del médico, la fecha de vencimiento y el nombre del paciente.
  • Deshágase de los medicamentos vencidos correctamente.
  • Solicite cierres de seguridad que no sean a prueba de niños a su farmacéutico solo cuando no puede usar los cierres de seguridad a prueba de niños.

NOTA: Muchos intoxicaciones se producen cuando los niños que visitan a sus abuelos revisan el gabinete de medicamentos o el bolso de la abuela. En las casas en donde los nietos u otros niños son visitantes frecuentes, los medicamentos se deben comprar en recipientes con tapas de seguridad a prueba de niños y las tapas se deben cerrar correctamente después de cada uso. Guarde los medicamentos fuera del alcance de los niños.

9. Controle todas las habitaciones de la casa

Baño

Las barras para baño pueden ayudarlo a entrar y salir de la bañera o la ducha, y pueden ayudar a prevenir caídas.

  • Controle que las barras existentes sean fuertes y tengan estabilidad, y repárelas si fuera necesario.
  • Sujete las barras para baño por la losa a los soportes estructurales de la pared o instale barras específicamente diseñadas para sujetarse a los costados de la bañera. Si no está seguro de cómo se hace, busque a una persona calificada para ayudarlo.
  • Controle las áreas de duchas y bañeras; las superficies de porcelana o losa enjabonada y mojada son especialmente resbaladizas, y pueden favorecer que se produzcan caídas.
  • Coloque tiras texturizadas o apliques en los pisos de las bañeras y las duchas.
  • Use alfombras antideslizantes en la bañera o la ducha y en el piso del baño.
  • Si siente inestabilidad en sus pies, use un taburete con puntas antideslizantes como asiento mientras se baña o ducha.
  • Controle la temperatura del agua. Se puede quemar con la temperatura del agua superior a 120 grados Fahrenheit.

Habitación

  • Los interruptores de las lámparas cerca de cada cama lo ayudarán a ver dónde camina cuando se levanta por la noche.
  • Cambie de lugar los muebles más cercanos a los interruptores o mueva las lámparas más cerca de las camas.
  • Instale luces de noche. Los incendios son una de las cinco causas principales de muertes por lesiones no intencionales en adultos estadounidenses mayores de 65 años.
  • Quite las fuentes de calor o llamas de las áreas de alrededor de las camas.
  • No fume en la cama.
  • “Apilar” mantas eléctricas o colocar cobertores adicionales pueden causar acumulación de calor excesivo, que puede iniciar un incendio.
  • Use mantas eléctricas de acuerdo con las instrucciones del fabricante.
  • No coloque nada sobre la manta mientras esté en uso (incluidas otras mantas, edredones e incluso mascotas que duermen sobre la manta).
  • No coloque las mantas eléctricas muy altas porque podrían quemar a una persona que se queda dormida mientras está encendida.
  • Nunca se vaya a dormir con una almohadilla térmica si está encendida, porque puede causar quemaduras graves, incluso a un ajuste relativamente bajo.
  • En el caso de una emergencia, es importante poder alcanzar el teléfono sin salir de la cama.

En MJHS, valoramos tanto a los cuidadores personales como a los profesionales y reconocemos el trabajo fundamental que realizan. Por ello, hemos creado estos recursos en línea para cuidadores para ayudarlo en este momento crucial de su vida.

Si necesita ayuda y apoyo adicionales para el cuidado de su ser querido, no dude en comunicarse con MJHS. Podemos recomendarle otras opciones de atención disponibles a través de uno de nuestros programas.

Comparta este artículo en:


Recursos relacionados