A veces, es normal olvidar dónde dejó las llaves o tener problemas para encontrar la palabra adecuada a medida que envejece. Entonces, ¿cómo puede saber si usted o un ser querido sufre problemas de memoria habituales relacionados con la edad o si se trata de algo más grave?

Por lo general, la demencia describe una serie de afecciones que provocan pérdida de memoria, del lenguaje y de las habilidades para resolver problemas. Un nuevo informe de la Asociación de Alzheimer reveló que alrededor de 6.2 millones de estadounidenses mayores de 65 años conviven con la enfermedad de Alzheimer o demencias relacionadas.

El sistema de salud de MJHS es testigo del impacto que la demencia ejerce sobre los pacientes y sus familias todos los días. Tenemos experiencia en el cuidado de pacientes que viven con demencia y podemos ayudarlo a enfrentar los síntomas y desafíos que usted y su ser querido pueden encontrar en el camino.

Esperamos que esta guía sobre los primeros signos de advertencia de la demencia le sea útil. Si le preocupa la pérdida de memoria de un miembro de su familia o la suya propia, le recomendamos que consulte con un médico.

Primeros signos de advertencia de la demencia

La demencia es un término médico general que comprende diversas afecciones, incluida la enfermedad de Alzheimer. Afecta a la capacidad del cerebro para comunicarse, reflexionar y resolver problemas. Los signos de la demencia varían mucho de una persona a otra. Las demencias son progresivas. Con frecuencia, evolucionan despacio, pero en algunos casos lo hacen muy rápido. La intervención temprana puede reducir el riesgo de afecciones relacionadas con la demencia. Por ello, es importante que un neurólogo lo evalúe a usted, o a su ser querido, lo antes posible si sospecha de demencia.

Las primeras señales de la demencia son las siguientes:

  • Pérdida de memoria
  • Dificultad para completar tareas cotidianas
  • Dificultad para resolver problemas
  • Confusión temporal y espacial
  • Desorientación
  • Dificultad para comunicarse o encontrar palabras adecuadas
  • Extravío de los objetos
  • Cambios de personalidad o de humor

Causas de la demencia

Demencia es un término genérico que comprende diversas afecciones con diferentes causas. Por lo general, los daños en las células cerebrales causan demencia. Este daño interfiere en la manera en que las células se comunican entre sí.

Algunas de las causas más comunes de la demencia son las siguientes:

  • Lesiones cerebrales traumáticas: lesiones causadas por accidentes de tráfico, caídas graves y conmociones cerebrales que pueden causar demencia.
  • Trastornos neurológicos degenerativos: afecciones como la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Huntington y formas de esclerosis múltiple que pueden provocar demencia.
  • Infecciones del sistema nervioso central: la meningitis, el VIH y otras enfermedades que afectan al sistema nervioso central pueden contribuir a la demencia.
  • Trastornos vasculares: cualquier trastorno que afecte a la circulación de la sangre en el cerebro o a su alrededor puede causar daños en las células.
  • Antecedentes familiares: muchos trastornos que causan demencia guardan relación comprobada con los antecedentes genéticos.

¿Cuáles son las opciones del tratamiento?

Por desgracia, no existe ninguna cura conocida para la demencia. Sin embargo, existen medicamentos que pueden ayudar a disminuir la pérdida de memoria o la confusión en la demencia temprana, según su causa. Acuda a un neurólogo de inmediato si sospecha que padece demencia.

Además de los medicamentos, las terapias conductuales y las estrategias de afrontamiento pueden beneficiar a los pacientes con demencia. La rehabilitación cognitiva con un profesional capacitado puede ayudar a los pacientes con demencia leve a moderada a aprender a usar las partes del cerebro que funcionan mejor para ayudar a recordar lo que no recuerdan. La musicoterapia y la arteterapia también pueden ayudar a aliviar la ansiedad y a los pacientes a expresar o comunicar sus sentimientos cuando las palabras fallan.

Si le preocupa la pérdida de memoria o está preocupado por un miembro de su familia, lo más importante que puede hacer es buscar atención médica. La demencia es una enfermedad aterradora, pero existen terapias eficaces. Estas opciones terapéuticas funcionan mejor si se inician lo antes posible, así que no posponga la visita al médico.

Opciones para el cuidador

Además de ayudar a su ser querido a recibir la atención que necesita, existen recursos disponibles para usted como cuidador. A veces, las responsabilidades y los horarios complicados pueden ser una carga excesiva, pero recuerde que dispone de apoyo si lo necesita. Recurra a su familia, a sus amigos y a sus vecinos cuando necesite ayuda con los mandados.
También puede resultarle útil participar en un grupo de apoyo para cuidadores, donde podrá compartir sus propias historias y escuchar las experiencias de sus compañeros. En ocasiones, hablar sobre sus sentimientos, ya sean de negación, reconocimiento, dificultades o impactos positivos, puede suponer un gran alivio.

MJHS tiene mucha experiencia en el cuidado de los pacientes y sus familias con compasión, dignidad y respeto. Comuníquese con nosotros hoy mismo para obtener más información sobre nuestros servicios de demencia y cómo podemos brindarles la atención que usted y su familia pueden necesitar.

En MJHS, valoramos tanto a los cuidadores personales como a los profesionales y reconocemos el trabajo fundamental que realizan. Por ello, hemos creado estos recursos en línea para cuidadores para ayudarlo en este momento crucial de su vida.

Si necesita ayuda y apoyo adicionales para el cuidado de su ser querido, no dude en comunicarse con MJHS. Podemos recomendarle otras opciones de atención disponibles a través de uno de nuestros programas.

Comparta este artículo en:


Recursos relacionados